Entre 1929 y 1930 España tuvo como embajador en Nueva York a uno de sus personajes mas ilustres y destacados, el granadino Federico Garcia Lorca. Oficialmente dicen que fue para aprender ingles, como becario en la universidad de Columbia, pero se descubrio que en realidad fue por un desamor en el que quiso poner tierra y oceano por medio.

Gran parte de la critica considera su libro Poeta en Nueva York, publicado 4 años despues de su muerte, como su mejor libro. Muy melancolico y critico con la sociedad norteamericana donde se hace una fusion sublime de sus sentimientos. No mejor parada sale la ciudad de Nueva York, que se muestra deshumanizada, gris y antinatural.

Cabe destacar que la Nueva York que Lorca conoce es la Nueva York de la depresion de los años treinta, que escenifica de manera excepcional, unida a la denuncia de discriminacion de los afroamericanos y que nos recuerda a sus a alusiones a los gitanos en España.

Curiosamente Lorca no aprendio ingles pero su paso por la Gran Manzana supuso un antes y un despues en su trayectoria. Nos queda claro leyendo sus poemas que las ciudades cambian poco a lo largo del tiempo; cambian sin embargo las personas.

Y este es quizas uno de los poemas que mejor escenifica Nueva York:

New York, oficina y denuncia.

Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato.
Debajo de las divisiones
hay una gota de sangre de marinero.
Debajo de las sumas, un río de sangre tierna.
Un río que viene cantando
por los dormitorios de los arrabales,
y es plata, cemento o brisa
en el alba mentida de New York.
Existen las montañas, lo sé.
Y los anteojos para la sabiduría,
Lo sé. Pero yo no he venido a ver el cielo.
Yo he venido para ver la turbia sangre,
la sangre que lleva las máquinas a las cataratas
y el espíritu a la lengua de la cobra.
Todos los días se matan en New York
cuatro millones de patos,
cinco millones de cerdos,
dos mil palomas para el gusto de los agonizantes,
un millón de vacas,
un millón de corderos
y dos millones de gallos
que dejan los cielos hechos añicos.
Más vale sollozar afilando la navaja
o asesinar a los perros
en las alucinantes cacerías
que resistir en la madrugada
los interminables trenes de leche,
los interminables trenes de sangre,
y los trenes de rosas maniatadas
por los comerciantes de perfumes.
Los patos y las palomas
y los cerdos y los corderos
ponen sus gotas de sangre
debajo de las multiplicaciones;
y los terribles alaridos de las vacas estrujadas
llenan de dolor el valle
donde el Hudson se emborracha con aceite.
Yo denuncio a toda la gente
que ignora la otra mitad,
la mitad irredimible
que levanta sus montes de cemento
donde laten los corazones
de los animalitos que se olvidan
y donde caeremos todos
en la última fiesta de los taladros.
Os escupo en la cara.
La otra mitad me escucha
devorando, orinando, volando en su pureza
como los niños en las porterías
que llevan frágiles palitos
a los huecos donde se oxidan
las antenas de los insectos.
No es el infierno, es la calle.
No es la muerte, es la tienda de frutas.
Hay un mundo de ríos quebrados
y distancias inasibles
en la patita de ese gato
quebrada por el automóvil,
y yo oigo el canto de la lombriz
en el corazón de muchas niñas.
Óxido, fermento, tierra estremecida.
Tierra tú mismo que nadas
por los números de la oficina.
¿Qué voy a hacer?, ¿ordenar los paisajes?
¿Ordenar los amores que luego son fotografías,
que luego son pedazos de madera
y bocanadas de sangre?
San Ignacio de Loyola
asesinó un pequeño conejo
y todavía sus labios gimen
por las torres de las iglesias.
No, no, no, no; yo denuncio.
Yo denuncio la conjura
de estas desiertas oficinas
que no radian las agonías,
que borran los programas de la selva,
y me ofrezco a ser comido
por las vacas estrujadas
cuando sus gritos llenan el valle
donde el Hudson se emborracha con aceite.