Cada vez que veía a indios vendiendo estas camisetas en Union Square reconozco que conseguían sacarme una sonrisa de complicidad, que verdad tan grande y tan triste.

Anuncios