A veces nuestra propia ceguera nos impide ver las señales, la misma que nos impide aprovechar las oportunidades, dar ese salto al vacio. La vida esta llena de ellas, cada segundo, cada minuto, cada día. Hace tiempo me pasaron este enlace, espero que lo disfrutéis tanto como yo🙂